lunes, 2 de noviembre de 2015

¿Necesitas alguna razón más para NO usar el microondas?

Hola corazones!

Hace ya un tiempo que yo no utilizo el microondas en casa, está desterrado en un rincón. Ahí donde voy, llevo mis hábitos de abuela, que calienta todo en una ollita y aunque al principio pueda parecer un verdadero coñazo, ya os digo que todo es acostumbrarse y que tampoco es tanto trabajo y al final tu cuerpo lo agradecerá.

Muchas son las personas que en mi entorno más cercano me preguntan que ¿por qué no utilizo el microondas? con lo cómodo que es... y después de una breve explicación sobre sus factores negativos y el mal uso que se les da, todos o casi todos tienen mil excusas para seguir utilizándolo. Pero espero que desde hoy os lo penséis mejor y por lo menos le deis una nueva oportunidad a ese cazo para calentar que está ahí en el rincón aún con la etiqueta y to (jajajajaj)
El microondas es uno de los electrodomésticos más utilizados en todo el mundo. La rapidez con la que nos permite recalentar, cocinar o descongelar comida hace más sencillo el día a día de muchos hogares.

Fue en 1946 cuando el doctor Percy Spencer, en medio de una investigación en la que estaba probando un nuevo tubo al vacío llamado magnetrón, descubrió que una chocolatina que tenía en su bolsillo se había derretido y su proyecto derivó en el nacimiento del microondas. Un año después salió al mercado el primer horno microondas que fue sofisticándose y mejorando con los años hasta instaurarse en los hogares de medio planeta.   

¿Cómo funciona el microondas?
Son una forma de energía electromagnética, que incluyen ondas ligeras, igual que las de la radio. Cada microondas tiene un magnetrón, un tubo donde se produce la radiación, de aproximadamente 2450 Mhz, que interactúa con las moléculas de la comida. Todas las ondas de energía en este electrodoméstico cambian la polaridad de positivo a negativo en cada uno de los ciclos, es decir, millones de veces por segundo. Esta fricción molecular produce calor, pero también, daña o destruye los aminoácidos, volviéndolos sustancias tóxicas para el organismo.
En los alimentos, el uso del microondas causa: la creación de sustancias cancerígenas por la transformación de sus moléculas; la reducción en la biocompatibilidad de sus nutrientes (minerales y vitaminas); una pérdida de entre el 60 y el 90% de la energía; la disminución de su valor proteico y la creación de radicales libres.3 efectos nocivos del microondas-El agua sobrecalentada es un fenómeno específico en este electrodoméstico. Cuando colocamos en el microondas un recipiente con agua para calentarla, puede alcanzar temperaturas de ebullición pero sin las tradicionales “burbujas”, por ello no siempre nos damos cuenta si el agua hirvió o no. En ocasiones, el recipiente puede estallar por una ebullición instantánea al abrir la puerta y haber un cambio de temperatura. Esto causa quemaduras severas en las manos, el rostro, el cuello, etc. Es necesario tener cuidado cuando se calienta agua, ya sea para un té, un café, etc o un medio líquido como un caldo o leche.-La lixiviación: una preocupación entre algunos usuarios del microondas. Algunos contenedores calentados por este medio liberan sustancias químicas debido a la lixiviación del plástico. La ingesta de estas sustancias puede ser cancerígena. Es preciso tener cuidado y prestar mucha atención a los recipientes que no son aptos para microondas y si no hay más remedio que usar este electrodoméstico para calentar, preferible pasarlo a un plato de vidrio o loza.
-Alteración en los alimentos. Los microondas reducen los niveles de vitamina B12, importante para la formación de las células y los glóbulos rojos, así como también destruye casi por completo los flavonoides, que son antiinflamatorios y ayudan a combatir el cáncer. Puede también matar las enzimas de la leche materna y destruir sus propiedades antibióticas.
Para empezar te dejo con las 5 razones más evidentes para decirle adiós al horno microondas.
1. La reacción de Maillard
Cuando preparamos alimentos en el microondas y no los cocinamos durante el tiempo suficiente se genera la reacción de Maillard. Se trata de una compleja interacción química entre azúcares y proteínas que provoca el oscurecimiento de los alimentos que puede ocurrir tanto durante el calentamiento como por el almacenamiento prolongado de los mismos.
2. Es un nido de bacterias
El calor del microondas no penetra en las piezas más gruesas de los alimentos por lo que suele ocurrir que no se cuecen por igual. Al no calentarse suficientemente la comida, algunas bacterias podrían sobrevivir y causar malestares gastrointestinales. Para evitar este posible daño para la salud, se recomienda dejar reposar la comida unos minutos antes de sacarla para que el calor se distribuya uniformemente. 
3. Destruye las enzimas y nutrientes
Según explican las doctoras Odile Fernández, autora de Alimentación anticáncer, Montse Bradford y la bioquímica Olga Cuevas, algunos alimentos procesados en el microondas pueden perder hasta un 75% de algunos nutrientes como los antioxidantes. Las ondas electromagnéticas hacen vibrar las moléculas de agua de los alimentos motivando una fricción que genera calor desde el interior hacia el exterior alterando su estructura química. 
Los métodos de calentamiento rápidos destruyen más enzimas y nutrientes.
Lo cierto es que cualquier proceso de cocinado de alimentos modifica los nutrientes de los mismos, pero se ha demostrado que los métodos de calentamiento más rápidos destruyen una mayor cantidad de enzimas y nutrientes que cuando se cocinan lentamente.
4. La comida pierde su sabor
Los alimentos preparados en microondas tienen menos sabor que los que se calientan o cocinan en un horno convencional. Según una investigación realizada en el Departamento de Química del Sabor y Aroma del Centro Nacional de Investigación Tahrir St. Dokki en El Cairo, Egipto, esto sucede porque, en el microondas la comida no se calienta uniformemente y ciertos compuestos químicos se evaporan, lo que produce que la comida pierda o modifique su sabor original.
5. Los alimentos se deshidratan
Según datos extraídos de la misma investigación, las moléculas de agua reaccionan con más fuerza al calor de las ondas electromagnéticas lo que hace que se evapore el líquido contenido en la comida y se deshidrate más rápido y en mayor medida que si la cocinamos de otro modo.  
Ahora que ya sabes de qué va la cosa y de acuerdo con el documento “Diez Razones para Deshacerse de su Horno de Microondas”, del investigador William P. Kopp, existen motivos para dejar de cocinar en el microondas como los siguientes:

-Comer continuamente comida procesada en un horno de microondas causa daño 
cerebral permanente a largo plazo, debido a “cortos circuitos” de los impulsos eléctricos en el cerebro
-El cuerpo humano no puede metabolizar los productos desconocidos creados en la comida preparada para ser calentada en el microondas.

-La producción de hormonas masculinas y femeninas es alterada como resultado de comer continuamente alimentos cocinados en el horno de microondas.

-Los efectos de la comida de microondas son residuales (permanentes y de largo plazo) dentro del cuerpo humano.
-Los alimentos del microondas causan crecimiento de tumores cancerígenos en estómago e intestino. Esto puede explicar los cada vez más frecuentes casos de cáncer de colon en los Estados Unidos y otros países desarrollados.

-El consumo prolongado de alimentos calentados en microondas incrementa las células cancerosas en la sangre.

-La ingestión continua de comida de microondas provoca deficiencias en el sistema inmunológico por las alteraciones causadas en la glándula linfática y el plasma sanguíneo.
-El consumo de comida de microondas causa pérdida de memoria, de concentración, inestabilidad emocional y decremento de la inteligencia.
-Los nutrientes, minerales y vitaminas de la comida se reducen o alteran en el microondas, por ende, es “como si no los hubiéramos consumido”.
-Se destruyen hasta el 75% de los antioxidantes de los alimentos, las ondas electromagnéticas hacen vibrar las moléculas de agua generando una fricción de dentro hacia afuera, alterando la estructura química.
-El uso del microondas está relacionado a diferentes enfermedades como son resfriados o gripe.
-Generan radiación electromagnética.
-Desvitalizan los alimentos a nivel energético.

Mamás del mundo: 
Calentar la leche materna en el microondas: un completo error.
Otra de las investigaciones en relación al uso de este electrodoméstico tan popular tiene que ver con su utilización para calentar la leche materna que consumen los bebés. Los pediatras informan que este no es un hábito muy saludable y tratan de hacer comprender a las madres que evitar esa práctica evitará problemas en sus hijos.

Si bien es cierto que calentar la leche en la hornilla también hace que pierda ciertos nutrientes, con el microondas el mal es mayor, ya que además, como se explicaba anteriormente, las ondas electromagnéticas modifican los componentes de los alimentos. Lo que puede traer como consecuencia en el caso de los bebés, que se enfermen más seguido, que no tengan las defensas en buenas condiciones, que empiecen a generar más cantidad de radicales libres, etc.
Y por último...
En un experiemento clásico se dio a 2000 gatos alimentos y agua previamente introducidos en un horno microondas durante apenas un minuto. Los alimentos seleccionados eran los más nutritivos y naturales del mercado. Al cabo de seis semanas todos los gatos murieron misteriosamente. Al investigar el sorprendente resultado del ensayo, se descubrió  que, a pesar de que los gatos aparentaban estar bien alimentados, las células de su cuerpo carecían de  cualquier traza de nutrientes. Los gatos murieron literalmente de hambre, a pesar del contenido nutritivo de los alimentos que recibieron. Las microondas habían convertido sus alimentos en un veneno mortal.

Y si no puedes evitarlo… Hazlo bien
Si en tu día a día es inevitable que lo utilices, por ejemplo porque tienes que comer en el trabajo y la única forma de recalentar tu comida es con este electrodoméstico, es interesante que pongas en práctica algunos consejos para utilizar bien el microondas aumentando la seguridad de los alimentos elaborados por los especialistas de la Harvard Medical School. 
  • No uses botellas, envases o recipientes de plástico no adecuados –como los del yogur, las cremas de verduras o los botes de mayonesa o mostaza– para calentar tu comida.
  • No calientes los alimentos sin quitarles las fundas de plástico del supermercado.
  • Pese a la creencia generalizada de que debes dejar unos segundos la comida dentro del microondas para que repose y evitar el peligro de radiación por exposición a las partículas de radiofrecuencia, los investigadores han demostrado que este trámite no es necesario ya que una vez apagado, no quedan residuos de estas partículas.
  • En la medida de lo posible, trata de calentar los alimentos en recipientes de vidrio o cerámica especiales para microondas.
  • Antes de calentar la comida ventila el interior del microondas dejando la tapa abierta un par de minutos.

Y si sabiendo esto aún quieres seguir utilizando el microondas aquí te dejo un enlace para que utilices bien el microondas.





Información:
Libro: Los secretos eternos de la salud. Andreas Moritz.




¿Qué os ha parecido el post de hoy?

Si os ha gustado el post no olvidéis dejar un comentario 💌 ⬇ y compartir 🔁👍.


Sígueme en: Facebook
Sígueme en: Twitter
Sígueme en: Instagram
Sígueme en: Pinterest
Sígueme en: Bloglovin
Sígueme en: Bloggomoda


Muchísimas gracias por estar ahí cada día y por todos vuestros comentarios.



Espero que os haya gustado el post de hoy y no olvidéis que si queréis que os hable de algún tema en especial podéis dejar vuestras peticiones y comentarios.

Un besazoOo corazones.

¡Hasta la próxima!




   

ॐमणि पद्मे हूँ








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola Fashionixim@!
Muchísimas gracias por dejar tu comentario. Te contestare lo más pronto posible.
Un besazoOo!!!