viernes, 6 de mayo de 2016

calçotades 😋

Hola bombones!

Para el post de hoy, nos ponemos el babero y nos remangamos un poco. Ya que estamos en buena época para que después de terminar de leer el post vayáis corriendo a vuestra verduleria de confianza o mercado y os compréis un par de garbones de calçots.


Yo probé por primera vez esta deliciosa cebolla tardía, más conocidos como calçots hace un par de años y os tengo que confesar que me declaro muy fan. Yo soy de las chicas que les gusta comer y me encanta la ceremonia y ambiente que rodea el disfrutar esta delicia.
Pero vayamos por el principio:
Calçot es una palabra del catalán, en castellano también conocidos como calsots, con la que se denomina a una variedad de la cebolla, concretamente la variedad conocida como Cebolla tardía de Lérida. Son habituales en la zona interior de Cataluña, pero especialmente de toda la zona occidental, correspondiente a las tierras del Ebro y la comarca del Alto Campo, siendo el plato más emblemático de la población de Valls (Tarragona). Es uno de los platos típicos de la gastronomía catalana, muy consumido con salsa romesco (o salvitxada).
Actualmente podemos encontrarla en cualquier punto del pais (a un precio asequible) y si aún no habéis probado los calçots, no esperéis más.


Como se preparan:
El calçot forma la base de las populares calçotades que se celebran en Cataluña, tienen que hacerse sobre la llama viva, no hay que esperar a que se haga brasa que es como se asaría la carne. Una vez hechos cuando las capas exteriores están negras, entreabiertas y echan una especie de espumita, se envuelven en grupos de 25 aproximadamente en varias hojas de papel de periódico y se dejan como mínimo una media hora para que acaben de cocerse con su propio calor. Se comen pelando las capas exteriores y untando el calçot acompañados de la salsa de romesco.

Pero si vivís en un piso y no podéis hacer una barbacoa en el balcón. Yo en casa suelo prepararlas en el horno (y que me disculpen). Meto los calçots envueltos en papel aluminio y espero hasta que estén un poco blandos y saquen esa especie de "espumita". apago el horno y dejo reposar un ratillo para que se sigan haciendo un poco más y con la salsa romesco y buena compañía disfrutamos del festín. 

Salsa Romesco:
Tomates y ajos, asados preferiblemente en horno de leña. Si se prepara en casa, horno eléctrico o de gas.
Pan frito que se maja junto con el ajo.

un majado de almendras y avellanas tostadas

unas ñoras.

y como aliño: romero, aceite de oliva, vinagre, sal y una pizca de pimienta.
Para los más prácticos podéis pasarlo por la mini-pimer.


Y ahora si que sí, a disfrutar. Ponemos un bol con salsa romesco y recordad el babero y remangaros.






¿Qué os ha parecido el post de hoy?

Si os ha gustado el post no olvidéis dejar un comentario 💌 ⬇ y compartir 🔁👍.


Sígueme en: Facebook
Sígueme en: Twitter
Sígueme en: Instagram
Sígueme en: Pinterest
Sígueme en: Bloglovin
Sígueme en: Bloggomoda


Muchísimas gracias por estar ahí cada día y por todos vuestros comentarios.



Espero que os haya gustado el post de hoy y no olvidéis que si queréis que os hable de algún tema en especial podéis dejar vuestras peticiones y comentarios.

Un besazoOo corazones.

¡Hasta la próxima!




   

ॐमणि पद्मे हूँ




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola Fashionixim@!
Muchísimas gracias por dejar tu comentario. Te contestare lo más pronto posible.
Un besazoOo!!!